Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

Manipulación y mentiras

-???-


Cómo saber si te están manipulando

Mentiras y manipulación > Defenderte de la manipulación

¿Qué es la manipulación? ¿Cómo detectar un manipulador? ¿Cómo saber si te están manipulando? Verás su impacto y cómo salir de la manipulación

Voy a intentar explicar el concepto de manipulación. Es un concepto complejo con muchas ramificaciones: perversión, victimología, etc. Estadísticamente es muy probable que a lo largo del día nos encontremos con al menos un manipulador. Así que vamos a explorar el mundo de estos "escorpiones".


Cómo saber si te están manipulando

Definiremos lo que es uso, su impacto en la víctima y cómo salir de la manipulación:

- ¿Qué tipos hay de manipulación?
- ¿Cómo saber si te están manipulando?
- ¿Cómo detectar a un manipulador?
- ¿Cómo reaccionar para protegerme y no ser manipulado?

Para explicarlo de manera concreta, voy a tomar la hipótesis de trabajo de que eres víctima de un manipulador lo que te ayudará a que verlo con más claridad. Esta suposición es aleccionadora y estadísticamente probable. Los manipuladores son más o menos el 2-3 por ciento de la población. Se encuentran en todos los círculos sociales y profesionales. Es una práctica que también se usa de mujer a hombre. Estadísticamente es muy probable que a lo largo del día nos encontremos con al menos un manipulador. Así que vamos a explorar este mundo de estos "escorpiones".

(1) ¿QUÉ ES LA MANIPULACIÓN?

Tal vez conoces a una persona con quien las relaciones te generan malestar, estrés o una paulatina desconfianza. Algo está mal, pero no sabes exactamente el qué. Empiezas a dudar. Alguien de tu vida permanece en tu mente y hablas a menudo de ella, mucho, tal vez demasiado...

¿Cómo saber si te están manipulando?

Los efectos de una relación tóxica comienzan a materializarse por una creciente falta de confianza: se te repite la duda, tienes un sentimiento de inferioridad, la impresión de no poder comunicarte. Luego aparecen trastornos físicos como problemas de sueño, dolores de estómago y dolores de cabeza.

Pero ¿qué es manipulación? Este término describe una dinámica de falta de respeto entre dos personas que instintivamente busca desestabilizar una a la otra, provocando el desarrollo de los acontecimientos para su propia ventaja de lo que uno de los dos protagonistas no suele ser consciente.

La manipulación está al alcance de todos. El que la hagas en alguna ocasión no significa necesariamente el diagnóstico de manipulador. Una personalidad manipuladora se define por su naturaleza repetitiva, intensidad y consistencia de sus comportamientos. Lo veremos más adelante y al detalle en los criterios establecidos.

Cuando la manipulación sucede en el lugar de trabajo, hablamos entonces de acoso moral. Es exactamente la misma dinámica. A veces las víctimas son conscientes de sus tormentos y hablan de su dolor con lucidez. A veces no lo entienden y viven un profundo malestar. Se sienten culpables, se creen estar volviéndose locos, deprimidos y al final, lo acaban somatizando.

(2) ¿CÓMO SABER SI TE ESTÁN MANIPULANDO?

Inicialmente, son estas conversaciones que te vuelven loco, que son desestabilizadoras o te hacen escalar la pared de la frustración, pero que no llegan realmente a destruirte. Es la repetición de estas tensiones pequeñas y de estos pequeños esfuerzos los que lentamente te llegan a traumatizar. Esta repetición envenena silenciosamente la relación y va acabando con tus resistencias.

Aquí verás una prueba inventada por Marie Andersen. Esta prueba te permitirá revisar una serie de elementos que te dejarán un poco inquieto a la hora de preguntarte cómo saber si te están manipulando. Piensa en alguien de tu entorno social, familiar, amoroso o de tu vida profesional con quien las relaciones parecen cada vez más difíciles y comprueba con qué puntos te identificas.

Si tienes más de 5 criterios de esta lista, podemos decir que esta relación es sospechosa:

1. No me siento a gusto en esta relación.
2. No me siento respetado.
3. ¡Me irrita! ¡Me enfurece!
4. No paro de pensar en ello, se convierte en algo obsesivo.
5. Tengo una imperiosa necesidad de contar lo que sucede en esta relación a personas de confianza.
6. Digo que sí cuando pienso que no.
7. A posteriori me arrepiento de haber aceptado hacer algo, pero en el momento que incluso podía elegir el decir lo que pensaba, me quedé desconcertado por no poder hacerlo.
8. Tengo una actitud, unas palabras y unos comportamientos que no veo como propios.
9. No veo muy claro en lo que está sucediendo entre nosotros.
10. Me siento estancado.
11. No puedo expresar mi punto de vista.
12. Me sorprende el rumbo que toman nuestras conversaciones.
13. Normalmente no puedo hablar ni razonar con la otra persona.
14. Siento que no voy a poder volver a hablar de lo que dije sin consecuencias.
15. Creo que no hay ningún espacio de negociación posible.
16. Me siento acusado de cosas que no hice.
17. Me acusa de cosas que ha hecho el mismo.
18. Siento que me desprecia.
19. Siento que se burla de mí.
20. Siento que realmente no me quiere aunque da esa impresión.
21. No quiero ver a esa persona.
22. Me asusta, me da miedo.
23. Siento que él se enrolla sin remedio.
24. Siento que él está tratando de seducirme superficialmente.
25. Creo que el regalo que me hizo es sospechoso.
26. Me parece sospechoso, desconfío de esa persona.
27. No tengo confianza en esa persona.
28. Siento que me pone palos en las ruedas.
29. Creo que dice cosas malas de mí a mis espaldas.
30. Me gustaría dejar esta relación, pero me tiene atrapado.

Ahora, otra lista de sentimientos, pensando todavía en esta misma relación. Cada uno de estos puntos es suficiente preocupante, es un serio aviso:

1. Me siento perdido, confundido, siento un vago malestar del que no entiendo el origen.
2. Cuestiono todo, no sé lo que quiero, no soy el amo de mí mismo ni de mis decisiones ni mis pensamientos.
3. No puedo pensar, me siento estancado, mi conciencia se estrecha.
4. Me siento culpable (por la degradación de mi relación, por abandonarlo, fracaso, etc.)
5. Me avergüenzo de lo que me pasa, tengo miedo de hablar, me escondo, tengo menos respeto de mí mismo.
6. Mis emociones son muy volátiles, tengo períodos de llantos incontrolables, soy hipersensible, muy hipersensible.
7. Sufro, tengo miedo, estoy nervioso, ansioso.
8. Me siento profundamente deprimido, pierdo totalmente la confianza en mí.
9. Me siento incomprendido, triste, me refugio en mí mismo.
10. Me siento solo, aislado, mi familia o mis amigos muy lejos de mí.
11. Me siento vacío, cansado, agotado, anestesiado, en un estado sin fuerza o sobreexcitado.
12. Tengo una gran necesidad de ser amado, útil o reconocido por esta persona.
13. No puedo decir que no, no se poner mis límites, ni me respeto.
14. Me siento invadido, obsesionado, completamente inhabilitado por esta relación, pienso en ello día y noche.
15. Siento que esta relación me sienta muy mal y sin embargo me atrae y vuelvo.
16. Trate de cortar, pero volví otra vez.
17. No entiendo muy bien el significado de esta relación, no entiendo por qué me aferro.
18. ¡A veces quiero matarle!
19. Tengo sueños de gran violencia o asesinatos.
20. Quiero venganza.
21. No puedo encontrar mucha solidaridad cerca de mí.
22. Creo que me estoy volviendo loco.
23. No tengo deseo sexual ni tengo más libido.
24. Pierdo el apetito y he perdido peso.
25. Tengo unos síntomas físicos que el médico no logra curar definitivamente.
26. Tengo insomnio y noches inquietas.
27. Tengo calambres en el estómago, gastritis crónica, reflujo gastroesofágico.
28. Tengo tensiones musculares y dolores de cabeza.
29. Tengo taquicardia, palpitaciones, presión arterial alta.
30. Tengo problemas de fertilidad, no logro estar embarazada.

Cada uno de estos puntos, tomados aisladamente, no es necesariamente indicativo de un vínculo de control, pero todos son problemáticos a la conclusión de que es hora de abrir los ojos y cuidar de ti. Empiezas saber si te están manipulando. Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿cómo se reconoce a un manipulador sin datos reconocidos?

(3) ¿CÓMO RECONOCER A UN MANIPULADOR?

Para aclarar esto, ¡todavía hay otra lista! En su excelente libro "los manipuladores están entre nosotros", la autora Isabelle Nazare-Aga ha determinado 30 características. Un manipulador tiene por lo menos 14 de las características de las 30 de esta lista:

1. Hace culpable a los demás, en nombre de la familia, de la amistad, del amor, etcétera.
2. traslada su responsabilidad a otros o se desentiende de sus responsabilidades.
3. No comunica claramente sus peticiones, necesidades, sentimientos y opiniones.
4. Responde a menudo de forma dispersa.
5. Cambia sus opiniones, comportamientos y sentimientos según las personas o situaciones.
6. Invoca razones lógicas para disfrazar sus peticiones.
7. Hace creen a los demás que debe ser perfectos, que nunca deben cambiar sus mentes, deben saberlo todo y responder inmediatamente a las solicitudes y preguntas.
8. Cuestiona las cualidades de competencia y de personalidad de los demás: crítica sin parecerlo, devalúa y juzga.
9. Da sus mensajes por otros o por intermediarios (por teléfono en lugar de cara a cara, deja notas escritas).
10. Siembra discordia y crea sospechas, divide para conquistar y puede causar la rotura de una pareja.
11. Sabe ponerse como víctima, por lo que nos da pena (enfermedad exagerada, entorno "difícil", sobrecarga de trabajo, etc.)
12. Ignora las peticiones y dice que está muy ocupado.
13. Utiliza la moral y los principios de los demás para cubrir sus necesidades (nociones de humanidad, caridad, racismo, etc.)
14. Amenaza de forma encubierta o con chantaje abierto.
15. Cambia totalmente el tema en una conversación.
16. Evita las entrevistas o reuniones o directamente se escapa.
17. Resalta la ignorancia de los demás y hace notar su superioridad.
18. Miente.
19. Destaca lo falso sobre lo real, distorsiona e interpreta la realidad.
20. Es egocéntrico.
21. Puede ser celoso aunque sea un padre o un cónyuge.
22. No acepta la crítica y niega lo obvio.
23. No tiene en cuenta los derechos, necesidades y deseos de los demás.
24. Utiliza muy a menudo el último momento para pedir, ordenar o para hacer que otros actúen.
25. Su discurso parece lógico o coherente mientras sus actitudes, sus acciones o su estilo de vida se encuentran en el patrón opuesto.
26. Utiliza la adulación para complacernos, hace regalos o de repente empieza a tener bonitos detalles.
27. Produce un estado de malestar o una sensación de no libertad.
28. Es eficaz lograr sus propios objetivos, pero a expensas de otros.
29. Nos hace hacer cosas que nosotros probablemente no podríamos hacer por nuestra cuenta.
30. Constantemente es objeto de discusión entre las personas que lo conocen, incluso si él no está presente.

Consideramos que si cumple 14 criterios de 30, se trata de un manipulador. A partir de 20 de estas características, la persona es considerada alguien realmente peligroso para la salud física y equilibrio mental de sus familiares y allegados. Los manipuladores a menudo se ocultan bajo diferentes máscaras. Son maestros en el arte de cambiar esas caras falsas dependiendo de la persona, la situación o el objetivo.

Hay 7 categorías de máscaras utilizadas por los manipuladores: agradable, seductor, altruista, culto, tímido, dictador y víctima.

Las más frecuentes son los primeros: los simpáticos. El manipulador simpático es amistoso, divertido, extrovertido. Habla mucho. Ofrece la imagen de una persona que querríamos ser y que nos encanta. También tiene cualidades humanas reales. ¡Aquí reside el peligro!

Presta atención y no te fíes de ese tipo de personas. Lo que te permite diferenciar a una persona muy amable de un manipulador amistoso, es que te sientes bien en compañía de la primera persona puesto que está realmente interesado en ti, en lo que piensas y es respetuoso. La buena persona no oculta nada de su personalidad y no tiene necesidad de aplastar a los demás para sentirse bien. Reconoce sus defectos y cualidades y no siente la necesidad de hacer una demostración constante.

Hay tiempo para descubrir poco a poco la máscara del manipulador y lo que él busca, a saber: hacer que comas en su mano. El manipulador seductor tiene un "encanto". Muy a menudo es seductor, elegante, educado y culto, entra por los ojos. Inunda a la persona de elogios. Maneja perfectamente todos los aparatos para agradar e inspirar fascinación, como la peligrosa serpiente Kaa de la película "el libro de la selva".

Al manipulador altruista le damos todo, ha hecho todo por nosotros tener que preguntar. Todo esto es porque está esperando por un principio social establecido: el principio de reciprocidad. Él nos da todo, ¡por lo que no puede negársele nada! Lo que pide a cambio es, por supuesto, considerablemente más que lo que ha dado.

El manipulador cultivado aparece sutilmente despectivo hacia quienes no tienen el mismo conocimiento que él. Se expresa en el tono de lo obvio. Su tono y su manera de hablar, da la impresión de una gran cultura. En resumen, difunde su cultura como parte de la mermelada en una rebanada de pan. Excepto que si habla de un tema que tú conoces, verás que lo que dice es falso o inexacto. ¡Es un camelo! Una persona realmente interesante y cultivada nunca te dará la impresión de ser ignorante o estúpida. El manipulador tiene el poder de subyugarnos y hacernos admitir lo que él quiere, nos influye.

El manipulador tímido es la espacie más rara y más difícil de detectar. Es a menudo una mujer. Es retraída y silenciosa. Juzga por medio de sus miradas o de sus silencios. Ella utiliza a su cónyuge o compañero para enviar su opinión o sus críticas. El manipulador tímido difiere del clásico tímido por su forma de juzgar "por detrás" y así crear discordia o sospechas. Dice detestar los conflictos pero suele ser la que los provoca.

El manipulador dictador es generalmente fácil de encontrar. Sus críticas y sus comportamientos son a menudo violentos. Es grosero, agresivo y autoritario. Es de temer. Por el miedo que genera, logra conseguir todo lo que quiere. Lo que vivan y sientan los otros no le interesa en absoluto. Es una especie de "terrorista relacional '' con el que es extremadamente difícil vivir diariamente para sus familiares o compañeros de trabajo.

El manipulador "víctima" ejerce su poder por compasión, lástima o culpa que despierta en el otro. Es una persona que se presenta constantemente como víctima.

Tomemos la definición de mi introducción, manipulación, por tanto, se define como una dinámica de falta de respeto entre dos personas en las que una busca instintivamente desestabilizar, para que los eventos se desarrollan en su propia ventaja como hemos explicado. La definición también habla del concepto que tenga en cuenta en alguna de sus acciones.

Sólo el 20% de los manipuladores son consciente de su modo relacional. Son bastante perversos (más allá de más o menos 25 criterios sobre 30): sienten placer en estos actos inmorales desestabilizando el comportamiento de los demás.

La mayoría de los manipuladores (el 80%) no daña consciente a los demás. Pueden incluso no darse cuenta las consecuencias reales de sus acciones sobre sus seres queridos. Eran a menudo víctima ellos mismos de manipulación, durante su infancia, durante el período que construyen la socialización y el cómo son en relación con el mundo circundante. Este es el modelo relacional y de comportamiento que ha recibido de su propia familia. Eso no excusa, por supuesto, para nada y no disminuye su peligrosidad.

(4) ¿CÓMO REACCIONAR PARA PROTEGERME?

El primer paso es determinar si la persona que tanto te hace sufrir es manipuladora. Es determinar cómo saber si te están manipulando. Aprender sus tácticas te hará menos receptivo a sus maniobras de dominación. El segundo enfoque es olvidarse de tener una comunicación normal e ideal. De hecho, no puedes esperar comunicarte normalmente con un manipulador. No puedes esperar a admitir su punto de vista. En esencia, el manipulador no duda.

El tercer paso es hacerte estas 3 preguntas:

- ¿Mantengo esta relación tal como es?
- ¿Trato de cambiarlo?
- ¿Rompo la relación?

Si sientes que, en esta relación tóxica, el "bien" es más importante que el "mal" o que no puedes tener una ruptura de relaciones con esa persona, tienes que responder afirmativamente a la primera o la segunda pregunta. Esto solo será posible sólo si la manipulación es limitada y el dolor soportable. Me parece importante destacar que se trata de habilidades de supervivencia más que la alternativa de una paz profunda. ¡Con un manipulador, se puede ganar una batalla pero no la guerra!

(1) La adaptación es la respuesta a la primera pregunta: la relación. La adaptación es no reaccionar. Primero debes darte cuenta de cómo tus reacciones contribuyen a arrojar gasolina sobre el fuego. Acordamos que no quieres tener la última palabra y especialmente dejar de intentar cambiar al otro. Es una estrategia inteligente y sutil que requiere de mucha lucidez y una buena comprensión de los mecanismos perversos.

(2) La resistencia es la respuesta a la segunda pregunta: intentar cambiar la relación. Para resistir debes hacerle frente inteligentemente. Está apelando a las leyes, a las reglas. Es rechazar los insultos, negar la humillación. Es recuperar el control de tu cuerpo, tu salud y tu territorio. ¿Cómo es eso posible? El manipulador desvía a menudo las palabras hacia su interés, con clichés y frases. Hay que forzarlo a dar el significado exacto de las palabras que utiliza. Como un disco rayado, debes decirle constantemente: ¿qué quieres decir exactamente? Constantemente has de hacer una pregunta clara y esperar su respuesta. La idea general es que habla sin parar de golpe. Esto requiere permanecer imperturbable, nunca entrar en su juego y nunca desconcertarte para no perder tu credibilidad. Ante tu resistencia, el manipulador se desestabilizará. Con un poco de lucidez, entenderá que no puede conseguir nada de ti, que ves su juego. ¡Esto merece la pena, pero es agotador!

La contra-manipulación es el siguiente paso. El manipulador insiste, siempre está activo y es nocivo. Conscientemente, para defenderte, decides jugar el mismo juego que él. Le contra-manipulas. Él no ha entrar en la discusión, utiliza frases suficientes sin sentido y vacías, para referirse a ti mismo, utiliza técnicas de interferencia, para evadir, para evitar responder preguntas, comunicarte de una forma difusa y superficial, no compromete a nada y usar la burla y el humor. Luego usas frases del tipo; "es tu punto de vista", etcétera. De hecho, es una técnica real que requiere un gran esfuerzo físico y psicológico.

(3) La tercera pregunta se refiere a la ruptura de estos vínculos tóxicos. Cuando el sufrimiento es demasiado grande, demasiado intrusivo, toxico e incluso las maniobras de adaptación, de resistencia o contra-manipulación han fracasado, es mejor romper. Un psicoterapeuta se centraría en la curación del sufrimiento y de la salud mental del paciente. A menudo tienen que recomendar esta difícil opción.

De hecho, si quieres ser capaz de abrir tus alas y liberar tu potencial, tomar sus propias decisiones sin sentirte menospreciado, humillado, agredido y maltratado todo el tiempo, tienes que decidir romper, cortar el cordón umbilical. A veces es una cuestión de supervivencia. Se trata de no esperar un cambio, un clic milagroso por parte del manipulador. Las transformaciones de personalidades manipuladoras son extremadamente raras. Es raro que una personalidad tóxica se cuestione a sí misma. La rotura de relaciones requiere de un proceso de duelo. Este duelo es un proceso lento. Si la relación es fuerte con el manipulador, está cerca de ti (como un padre, por ejemplo), el duelo se sufrirá durante mucho tiempo.

Sea cual sea la opción elegida, el camino será largo y difícil. Tomar conciencia de la manipulación, hacerle frente y protegerte a ti mismo puede ser muy doloroso. Deja este mundo lleno de animales venenosos y vuelve ahora a la vida normal, espero, con relaciones más sanas y más respetuosas de lo que he descrito en este artículo.




.


El Poder de Tu Mente

Leonardo Ferrari


Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti

Descargar Demo Libro en PDF



En la primera parte, aprenderás todo sobre el autocontrol.

La concentración mental, las técnicas de respiración para calmar la mente, la relajación y la meditación ya no tendrán secretos para ti.

Mediante unas técnicas probadas, con el poder de tu mente lograrás eliminar los problemas de sueño, dormirás mejor, y una vez dormido, a controlar y programar tus sueños.

Tendrás un buen conocimiento sobre programación neurolingüística que te permitirá modificar la conducta propia y la de los demás.

Además, conocerás a otra gran desconocida: la inteligencia emocional. Sólo con estos conocimientos es suficiente para seguir elevando tu mente durante toda tu vida.


En la segunda parte, conocerás y practicarás muchos aspectos de tu cerebro y de tu mente.

¿Sabías que no son lo mismo mente y cerebro? ¿Sabes cómo funciona el cerebro y sus efectos en tu mente?

También aprenderás a dibujar mapas mentales que te permitirán un mejor aprendizaje y más claridad mental.

Además, hay 15 técnicas probadas para desarrollar la creatividad.

Lograrás autohipnotizarte y conocerás las nociones básicas de la hipnosis.

Siguiendo esta línea, y con muchos ejemplos para practicar, sabrás cómo trabaja el inconsciente.

Hay dos capítulos más que previenen sobre la comunicación subliminal y la manipulación mental.

Por último, varias técnicas para mejorar tu memoria y acelerar tu capacidad de aprendizaje.


El libro es eminentemente práctico con ejemplos sencillos y claros para cada tema.

Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA SABIDURIA SECRETA DE MAQUIAVELO

Ahora puedes conocer todos los conocimientos que ocultaba en su obras

Carlos Martín Pérez


Todos conocemos la expresión “maquiavélico” y la asociamos, en el mejor de los casos, a algo malvado, retorcido y astuto. En realidad, la obra de Maquiavelo nos desvela los secretos de los juegos de poder.

Descargar Demo Libro PDF


En este libro podrá leer sabios consejos intemporales de Maquiavelo sobre la naturaleza humana, el gobierno de los hombres, cómo actúa la diplomacia y cómo vencer en un conflicto.

Como Maquiavelo, sabrá cómo enfocar y resolver problemas cotidianos, así como conocer facetas de la psicología humana que no son políticamente correctas.

Entenderá la mente de Maquiavelo


Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas


-???- | -???-